La Fuerza Europea

Hace ya varios años se dice que la Unión Europea (UE) se está debilitando, resquebrajando, carcomiendo por sí misma. Para fundamentar esto, aquellos que lo dicen, se basan en que la UE no pudo sancionar la constitución diez años atrás, que la recuperación post-crisis es lenta, que los nacionalismos están resurgiendo, o bien, que la crisis migratoria muestra la poca humanidad de los países europeos.

Sin embargo, la realidad es otra. La UE no se está debilitando y no está retrocediendo en sus cometidos. La UE se está reforzando y continúa con la integración europea que tanto se desprestigia. Democracia, libertad, paz, son palabras que los jóvenes europeos conocen más que ninguna otra generación y que están dispuestos a defender a través de instituciones, guiados por la UE. 
Una vez que la constitución fue rechazada a través de referéndums en Francia y en los Países Bajos, la UE no se disolvió como tal, no se destruyeron instituciones, no sucedió la desintegración inminente que muchos veían, al contrario, se logró mostrar la madurez con la que se pueden tratar situaciones como aquella, algo que se repite notoriamente en otros momentos coyunturales. Hay que recordar, que la mayoría de los miembros de la UE, ya sea mediante referéndum o parlamento, votó a favor de la constitución y solo dos países (Países Bajos y Francia), votaron en contra. 
Se puede apreciar que la UE sigue en pie, y el rechazo relativo a la constitución, simplemente fue momentáneo y pasajero. La respuesta de la UE fue la de mostrarse más unida y convencida de continuar en la senda de la integración europea, es decir, se fortaleció mostrando su capacidad de relanzamiento y de resiliencia. 
Otra crítica a la UE, y sobre todo, a la Zona Euro, es la poca capacidad que tienen los gobiernos de poder tomar sus propias decisiones en materia económica, más precisamente, en materia monetaria y establecer así políticas públicas centradas en la estimulación económica. Es cierto, los países de la zona Euro están limitados a la hora de poder decidir sus propias decisiones monetarias, pero de algo en lo que no están limitados es en la estabilidad que el Euro otorga a las economías. 
En un mundo tan globalizado y de tantas fluctuaciones en los precios de las monedas a nivel mundial, el Euro logra otorgar estabilidad y seguridad jurídica.Aunque el no poder tener una política monetaria independiente parezca restrictivo, el Euro hace que la variable inflación se anule y que se genere una estabilidad atada a su valor, firme y sin vaivenes, fomentando así las inversiones privadas. 
Los nacionalismos que surgen nuevamente están vinculados fuertemente a la crisis. Las sociedades de países con elevado desempleo, recortes, aumento de impuestos, entre otros, recurrieron a alentar el nacionalismo en respuesta a un malestar generalizado por la crisis económica. Estos nacionalismos y los votos contrarios a Europa en las elecciones parlamentarias, son rechazos a los gobiernos de turno puesto que se los relaciona con la debacle económica de cada país, aunque claramente, eso no fuese así. 
Los sucesos económicos del momento son producto de una crisis internacional, y al haber una conexión tan grande entre el mundo y Europa, ésta se vio severamente perjudicada. Se critican las medidas de la UE para poder salir de la crisis, pero la estabilidad con la que se está logrando resurgir, sin emisión monetaria fuerte y sin inflación es meritorio y merece ser reconocido. 
Los nacionalismos surgieron para oponerse a lo que la sociedad cree que es culpa de la UE y a los gobiernos de turno, muchos de ellos pro-europeos. Consecuentemente, los resultados se vieron reflejados en las elecciones parlamentarias y en ciertos poderes ejecutivos. Pero ni siquiera estos ejecutivos contrarios a la UE, como el Húngaro o el Griego, han decidido dejar la UE, ya que los costos son tan elevados que sería un suicidio. En pocas palabras, los nacionalismos surgen en momentos duros, pero en los momentos prósperos, son todos buenos europeos. 
Otra crítica a la UE es la forma que tiene en tratar a los inmigrantes y, en general, el tema inmigratorio. Aún sin coincidir en la manera en la que la UE manejó el tema migratorio, medidas importantes han sido tomadas para poder paliar el problema. Se abrieron campos de refugiados en varios países como Inglaterra, Francia, Italia o Alemania. Se les otorgó lugar para poder desarrollarse a muchos inmigrantes. Otros han conseguido trabajo o beneficios sociales. Pero el problema sigue existiendo, los inmigrantes seguirán llegando a menos que la guerra se termine. 
La política de aceptación de inmigrantes está relacionada con los valores morales de los países de la UE y para servir de ejemplo a otros países. La crisis migratoria no es un problema meramente europeo, es un problema mundial, que debe ser solucionado a través de la finalización de la guerra. La UE logró captar cientos de miles de inmigrantes pero los países que los acogen están saturados y la ayuda que pueden dar es limitada. Hay restricciones económicas, sociales, físicas. No hay posibilidades de mantener semejante cantidad de refugiados por mucho más tiempo, integrar a todos los inmigrantes es un proceso muy costoso y arduo, y sumado a esto, hay muchos que se aprovechan de la situación, ya se trate de grupos terroristas o de familias que pretenden vivir de los estados europeos. 
La UE no está cediendo, no se está debilitando y no colapsará. La UE está siguiendo un camino que los países eligieron después de tanto dolor y sufrimiento. La UE renunció completamente a volver al pasado y cambiar esa situación por democracia, paz y prosperidad. En la diversidad que la UE tiene, está la clave de la paz; es en esa diversidad de sociedades con un valor y cultura comunes en la que los jóvenes quieren perpetuar y hacer conocer sus ideas, las de democracia, paz y prosperidad. Un inglés, un francés o un alemán de las nuevas generaciones se sienten amigos del mismo mundo, donde no hay barreras entre ellos para estudiar, aprender o viajar. Ni siquiera la lengua es un problema en un mundo globalizado, con programas de intercambio, de estudios y de fomento para acercarse a otros idiomas. 

@CharlyTerenzi 

Carlos Terenzi

carlosterenzi@hotmail.com