Los subsidios de Aerolíneas del 2016 podrían servir para hacer entre seis y diez aeropuertos nuevos.

lv-cse-aerolineas-argentinas-airbus-a340-300_planespottersnet_344273Los 4228,11 millones de pesos destinados a la aerolínea de bandera, según datos del Ministerio de Hacienda, podrían destinarse a renovar la infraestructura aeroportuaria argentina.

Luego de que el CEO de la tercera empresa más importante de vuelos low cost de Europa, Norwegian Air, se reuniera con el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, se llegó a la conclusión de que uno de los puntos más importantes para que Norwegian opere en el país es la inversión en infraestructura aeroportuaria. Los otros temas importantes que se trataron en la reunión fueron la eliminación del precio mínimo a los boletos aéreos, el futuro de Aerolíneas Argentinas, la flexibilidad sindical, la posibilidad de competir con la empresa intercargo (monopólica en su rubro), entre otras cosas.

Guillermo Dietrich estuvo hace poco reunido con el gobernador de Jujuy Gerardo Morales anunciando la obra de un nuevo aeropuerto internacional en Jujuy con valores que rondan los 300 y 600 millones de pesos. Es decir que con el dinero que se destina a Aerolíneas Argentinas, el Estado Nacional podría construir entre seis y diez nuevos aeropuertos como el planeado en la provincia norteña.

Una de las trabas para que Norwegian Air opere en el país es el peso simbólico de Aerolíneas Argentinas tiene sobre la población. Si el mercado aerocomercial estuviera menos regulado, con aerolíneas de bajo costo operando y sin precio mínimo de tarifas, la aerolínea nacional perdería gran parte de su competitividad y caería en una crisis profunda.

¿Es necesario sostener a la Aerolínea de bandera como símbolo nacional con todo lo que ello implica para el desarrollo aerocomercial argentino? ¿Quién no querría viajar desde un aeropuerto alternativo en la Ciudad de Buenos Aires con destino a otra provincia o país por precios mucho más accesibles que los actuales?

En San Luis se está construyendo un aeropuerto internacional nuevo con un presupuesto de 400 millones de pesos. Con el dinero que la aerolínea de bandera se llevó en el 2016 se podrían haber comenzado a construir diez aeropuertos internacionales nuevos en todo el país y en cuestión de dos años se podría haber hecho casi un aeropuerto nuevo por provincia. Lo que generaría esto sería un ambiente propicio para que las aerolíneas de bajo costo desembarquen en el país, reduciendo los costos de los vuelos nacionales e internacionales, incrementando la cantidad de pasajeros y la conexión entre las distintas provincias.

De todas maneras, la falta de infraestructura (como aeropuertos secundarios) o la eliminación del precio mínimo en los tickets aéreos, no son los únicos límites al desarrollo de vuelos low cost en el país. Los sindicatos en Argentina no suelen ser lo suficientemente flexibles para que sus empleados trabajen horas extras o turnos dobles, algo que las Aerolíneas de bajo costo como la Ryan Air suelen requerir para seguir ofreciendo pasajes a precios irrisorios.

Si la inversión en Aerolíneas se destinara a infraestructura aeroportuaria, si hubiera más competencia dentro de la industria de servicios aerocomerciales, si los sindicatos fueran más flexibles, si se eliminan las trabas burocráticas estatales, entonces, las Low Cost podrían florecer en el país.

Esto podría aumentar la cantidad de pasajeros volando, se reducirían los precios de los tickets aéreos, habría un mayor ingreso de turistas por la competitividad alcanzada en los precios de los pasajes (sumado al reintegro del IVA a turistas extranjeros), se generarían miles de puestos de trabajo directos e indirectos en los nuevos aeropuertos, entre otras tantas cosas. Y sumado a esto, si se decidiera invertir durante cuatro años lo que se destinó en Aerolíneas Argentinas durante el 2016, se podría construir una infraestructura inimaginable en torno a los aeropuertos, como transporte, conexiones con las ciudades, etc.

Advertisements

Expectativa por la visita de Obama

La mayor parte de encuestados en un sondeo realizado por UTDT el día anterior a la visita de Obama al país tiene una visión positiva sobre su llegada. Las expectativas sobre los temas a tratar, se centraban en la apertura de Argentina al mundo y la lucha contra el terrorismo y narcotráfico. Una pequeña parte de los encuestados, sin embargo, manifestó que tiene una visión negativa sobre la llegada del presidente de los Estados Unidos, alegando que su visita implica pérdida de soberanía y un sometimiento al imperialismo del norte.
“Es muy positiva la llegada de Obama, necesaria, promisoria y agradable”, dijo Adriana, una docente de San Cristobal. “Esperemos que con esta visita, los pueblos americanos del norte y del sur se abracen. Es necesario tener buenas relaciones con el país más importante del mundo”, agregó.
“Creo que la visita de Obama es positiva. Los Estados Unidos no son de mi mayor agrado, pero creo que nos permitirá abrirnos al mundo y conseguir inversiones”, comentó Olga, una jubilada de 76 años, residente en Nuñez.
“Es importante que vengan presidentes de países importantes, como Obama, Hollande o Renzi de Italia”, dijo José, estudiante de 20 años. “Lo más importante es luchar contra el narcotráfico y el terrorismo a nivel mundial, juntos, que nos tomen en serio”, finalizó.
Otro comentario positivo fue el de Luisa, una jubilada de Nuñez, “Estoy muy contenta, es una emoción muy fuerte tener un presidente (por Mauricio) que se preocupe por poner a la Argentina en un lugar de prestigio, y la visita de Obama es una muestra de cuán importante somos” dijo.
Obama llegará a la Argentina esta noche, la gente parece entusiasmada, los medios muestran todo el tiempo cómo será el protocolo, cómo es “la bestia”, el auto ultra blindado que usará el presidente de Estados Unidos en sus recorridos por la Argentina. Hay un gran optimismo y expectativa, ¿En qué nos beneficiará? Exactamente no se sabe qué, pero se intuye. Una apertura al mundo luego de doce años de Kirchnerismo, en el cual, las relaciones con los países centrales se diluyeron.
Pero también hay algunos comentarios que no ven positiva la visita de Obama a la Argentina. Por ejemplo Horacio, jubilado que sigue trabajando comentó que “la visita de Obama es una muestra de que el imperialismo norteamericano volvió a hacerse presente luego del cambio de gobierno. Tengo miedo con lo que sucede con los holdouts”, dijo.
Luciano, de 35 años, Licenciado en Recursos Huamanos que trabaja en un colegio expresó su visión negativa sobre el tema. “El elefante vuelve a pisar fuerte en nuestro país. Que haya venido luego de cien días de gobierno me preocupa, ¿qué le habrá dado Macri para que nos quieran tanto?”, y continuó “son imperialistas naturales, son así, no confío en ellos”.
“La visita de Obama es super positiva. Había que volver a tener relaciones con Estados Unidos, no podíamos seguir aislados. Es muy importante el tema del narcotráfico y de nuestra reinserción al mundo”, dijo Graciela, jubilada de Belgrano.