¿Es el fin del mundo liberal? No creo.

Parecería ser que el mundo está tomando un giro conservador importante. Durante el año 2016 vimos cómo el Brexit se impuso por sobre el Bremain y cómo Trump logró vencer todos los pronósticos y llegar a ser presidente de los Estados Unidos luego de una dura pelea con la candidata demócrata Hillary Clinton.

En Alemania, Ángela Merkel se encuentra con una muy baja popularidad debido a sus recetas para con la crisis europea y su postura frente a los inmigrantes, algo que se ve reflejado en las decisiones finales de la Unión Europea y sus políticas públicas.

El grupo de los Cuatro de Visegrado integrado por Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa es uno de aquellos bloques intrarregionales que ha defendido posturas conservadoras durante los últimos tiempos, donde los respectivos jefes de estado son conservadores y los partidos liberales demócratas han ido perdiendo apoyo paulatinamente.

En Francia, Marine Le Pen, quien estuvo en la tapa de todos los diarios, consiguió victorias electorales importantes durante los últimos años. En 2017 serán las elecciones a presidente, y Marine Le Pen se presenta como una candidata fuerte. En Bulgaria y Moldavia, las recientes elecciones de Noviembre llevaron a dos pro-rusos al poder. En Italia, el Primer Ministro Matteo Renzi renunció tras haber perdido un referéndum que era rechazado principalmente por el Movimiento Cinco Estrellas del cómico Beppe Grillo y por la Lega Nord, dándole poder a este tipo de partidos anti sistema y euroescépticos.

En Austria, a principios de 2016, el candidato del Partido Verde Austríaco cosechó una victoria muy ajustada en el ballotage contra su contrincante conservador y de extrema derecha Nortbert Hofer. Por eso, el Tribunal Constitucional de Austria declaró nulas las elecciones y llamó a un nuevo ballotage para el 4 de Diciembre pasado, donde se volvió a imponer el candidato verde con una diferencia más amplia.

El panorama no es alentador, ¿cierto? La globalización, los gobiernos liberales demócratas, la libertad de comercio y las fronteras abiertas están en juego en cada una de las elecciones que se disputan en estos tiempos. Muchos se apresuran a decir que el período liberal del mundo está terminando y llegando a un fin del cual no parece haber retorno. Históricamente hubo giros al liberalismo y giros al conservadurismo, una alternancia que varía dependiendo de los sucesos que el mundo vive y que no es nueva.

En la actualidad hay ciertas razones para pensar que aquello que llamamos democracia liberal no está llegando a su fin. ¿Por qué? En primer lugar, a lo largo de la historia, hemos visto el retroceso de la democracia liberal y un post resurgimiento con mucha más fuerza. El liberalismo ha tenido siempre una capacidad de resiliencia realmente sorprendente, y esta ocasión no es la excepción. Un mundo cada vez más institucionalizado, con reglas de juego liberales plasmadas en las instituciones, donde China y los países del Sur mundial se inclinan hacia ese sistema creado en Breton Woods, será más difícil poder desmantelarlo y seguir por otro camino distinto al liberal. La ONU, el FMI, el BM, la OCDE, son todas instituciones que limitan la conducta de quienes las integran, y el path dependence que se ha creado hace que sea muy difícil poder eliminarlas y rehacer el mundo bajo otro tipo de nuevas reglas.

En segundo lugar, al analizar la demografía de las elecciones se aprecia un denominador común en todos los lugares donde ha ganado el conservadurismo. Se presentan distintas dicotomía adultos vs jóvenes, poblaciones rurales vs poblaciones urbanas y el nivel de educación alcanzado.

Durante las elecciones en el Reino Unido y en los Estados Unidos, aquellos que eligieron las alternativas conservadoras fueron los votantes con mayor edad. En cambio, los votantes más jóvenes, dieron su apoyo a la posibilidad más progresista. Esta cuestión también se relaciona con el lugar de residencia y el nivel de educación alcanzado por los votantes. Los candidatos conservadores fueron mucho más votados en los centros rurales que en las grandes ciudades. Lo mismo sucede con el nivel de educación alcanzado por los grupos poblacionales. A mayor grado de educación, mayor fue el voto por las alternativas que pueden llamarse más democráticas liberales o moderadas.

¿Y qué sucederá en el futuro? No lo sabemos. Pero podemos tomar ciertos indicios e inferir aquello que creemos que pasará. En la actualidad, los votantes más jóvenes suelen estar sub-representados a nivel político e institucional. Las generaciones anteriores a la llamada “Millennial” son aquellas que están al mando de los gobiernos y parlamentos, y por ende, aquellos que poseen las decisiones de política pública.

parlamento

Si mantenemos constantes las preferencias de los Millennials (o incluso las alteramos un poco suponiendo que se harán más conservadores cuanto más envejezcan) tendremos, a lo largo del paso de los años, gobiernos mucho más abiertos. ¿Por qué? Los mayor parte de los jóvenes, que suelen residir en las ciudades, gracias a los diversos programas de estudios con intercambios (como el Erasmus) y la posibilidad de relacionarse en entornos heterogéneos cultural y socialmente, podrán finalmente aportar al mundo aquello que han demostrado en las elecciones pero que no termina de representarlos.

Esto que acabamos de mostrar, además de la institucionalidad liberal expandida como nunca antes, harán que el mundo que hoy se está cerrando vuelva a retomar un camino basado en los valores de la tolerancia, la diversidad, la apertura comercial, la globalización, la democracia y la república, valores que se han enarbolado durante las últimas décadas.

 

Expectativa por la visita de Obama

La mayor parte de encuestados en un sondeo realizado por UTDT el día anterior a la visita de Obama al país tiene una visión positiva sobre su llegada. Las expectativas sobre los temas a tratar, se centraban en la apertura de Argentina al mundo y la lucha contra el terrorismo y narcotráfico. Una pequeña parte de los encuestados, sin embargo, manifestó que tiene una visión negativa sobre la llegada del presidente de los Estados Unidos, alegando que su visita implica pérdida de soberanía y un sometimiento al imperialismo del norte.
“Es muy positiva la llegada de Obama, necesaria, promisoria y agradable”, dijo Adriana, una docente de San Cristobal. “Esperemos que con esta visita, los pueblos americanos del norte y del sur se abracen. Es necesario tener buenas relaciones con el país más importante del mundo”, agregó.
“Creo que la visita de Obama es positiva. Los Estados Unidos no son de mi mayor agrado, pero creo que nos permitirá abrirnos al mundo y conseguir inversiones”, comentó Olga, una jubilada de 76 años, residente en Nuñez.
“Es importante que vengan presidentes de países importantes, como Obama, Hollande o Renzi de Italia”, dijo José, estudiante de 20 años. “Lo más importante es luchar contra el narcotráfico y el terrorismo a nivel mundial, juntos, que nos tomen en serio”, finalizó.
Otro comentario positivo fue el de Luisa, una jubilada de Nuñez, “Estoy muy contenta, es una emoción muy fuerte tener un presidente (por Mauricio) que se preocupe por poner a la Argentina en un lugar de prestigio, y la visita de Obama es una muestra de cuán importante somos” dijo.
Obama llegará a la Argentina esta noche, la gente parece entusiasmada, los medios muestran todo el tiempo cómo será el protocolo, cómo es “la bestia”, el auto ultra blindado que usará el presidente de Estados Unidos en sus recorridos por la Argentina. Hay un gran optimismo y expectativa, ¿En qué nos beneficiará? Exactamente no se sabe qué, pero se intuye. Una apertura al mundo luego de doce años de Kirchnerismo, en el cual, las relaciones con los países centrales se diluyeron.
Pero también hay algunos comentarios que no ven positiva la visita de Obama a la Argentina. Por ejemplo Horacio, jubilado que sigue trabajando comentó que “la visita de Obama es una muestra de que el imperialismo norteamericano volvió a hacerse presente luego del cambio de gobierno. Tengo miedo con lo que sucede con los holdouts”, dijo.
Luciano, de 35 años, Licenciado en Recursos Huamanos que trabaja en un colegio expresó su visión negativa sobre el tema. “El elefante vuelve a pisar fuerte en nuestro país. Que haya venido luego de cien días de gobierno me preocupa, ¿qué le habrá dado Macri para que nos quieran tanto?”, y continuó “son imperialistas naturales, son así, no confío en ellos”.
“La visita de Obama es super positiva. Había que volver a tener relaciones con Estados Unidos, no podíamos seguir aislados. Es muy importante el tema del narcotráfico y de nuestra reinserción al mundo”, dijo Graciela, jubilada de Belgrano.

Realidad Europea

Durante la última década, Europa enfrentó diversas amenazas; algunos creen que los problemas surgieron por las políticas llevadas a cabo por la Unión Europea, otros creen que estos problemas provienen de afuera, como la crisis; pero la verdad es que hay diferentes factores, externos e internos a Europa.

El problema más importante fue la crisis- Produjo un increíble aumento del desempleo y reducción de la producción, una terrible caída del PBI de casi todo país de la Unión Europea y redujo fuertemente las expectativas de crecimiento para los próximos años. La crisis fue tratada con austeridad y control fiscal riguroso, liderada por Alemania y apoyada por el Parlamento Europeo. Querían reducir el gasto de los gobiernos e incrementar los impuestos en algunas áreas. Esto produjo una recuperación lenta, con altibajos, con poca creación de empleo y con importantes países, que, hoy en día, rebajaron su expectativa de crecimiento.

La crisis produjo el aumento de movimientos nacionalistas que debilitaron la fuerte sociedad occidental construida con anterioridad. ¿Por qué Escocia quiere ser independiente?¿Por qué Cataluña quiere tener su propio país?¿Por qué hay semejante división entre Italia del norte e Italia del sur?¿Por qué países que pertenecen a la Unión Europea y la Zona Euro quieren abandonar el bloque? Estas son preguntas que vienen a mi mente todo el tiempo, en un momento en el que Europa debe estar unida como nunca. Hay varias respuestas: la forma en que se manejó la crisis no fue buena para muchos ciudadanos europeos; la Unión Europea no pudo establecer una política fuerte de unión entre las diferentes regiones del continente; y problemas externos que surgieron durante estos años.

El terrorismo, el aumento de la población proveniente de otras culturas en Europa y la expansión de los BRICS son otros peligrosos problemas que Europa tuvo que enfrentar.

Lo que pasó con Charlie Hebdo es una muestra que nos devela cuál es la verdadera amenaza. La cultura musulmana y china defienden otra cosmovisión de la vida, completamente diferente a la que nosotros, occidentales, creemos y apoyamos. La cosmovisión que está siendo violada es aquella de la libertad, de los derechos civiles y de las oportunidades. Tenemos que mantenernos unidos en contra de estas amenazas, como una cultura que somos, porque no hay diferencias tan grandes como creemos entre países europeos, pero hay diferencias clara entre nosotros, europeos, y ellos, no europeos.

Para resolver la crisis, Rusia, China, India y Brasil no están ayudando a Europa, lograron conseguir mercados que Europa controlaba con anterioridad. América Latina está siendo invadida por capitales chinos y rusos. Brasil está ocupando, también, un rol de liderazgo en la región de Latinoamérica. Estos no son problemas menores que Europa tiene que enfrentar y los problemas internos como el escepticismo en Europa o los movimientos nacionalistas no están ayudando.

Debemos entender que lo que nos hace estar unidos es una cultura común que tenemos. Nunca podremos distinguir a un francés de un inglés solamente por sus formas de vestirse o por lo que comen, incluso cuando podemos tener ciertos estereotipos. Sería imposible definir si Italia del Norte estaría mejor sin el sur. Pero sabemos que mantendremos el buen camino si defendemos lo que es nuestro y lo que siempre ha sido nuestro, dejando a nuestros nietos conocer lo que la libertad de expresión es, lo que significan los derechos humanos y lo que representan para la vida las oportunidades.