La tranquilidad Belga, rota. Espejo de Europa.

¿Una locura, no? Muertos y heridos por doquier en un país caracterizado históricamente por su seguridad y tranquilidad. ¿Pero… por qué? ¿Justo en un momento tan difícil para Europa? Claramente está todo relacionado. ¿Quién lo hizo?

Luego de los atentados en Paris, el pasado Noviembre, uno de los principales terroristas involucrados en uno de los tantos ataques, escapó hacia la tranquila Bélgica y desde allí residió entonces, escondido, hasta el momento de su captura el 19 de Marzo.

Desde Noviembre pasado, la tranquilidad Belga se ha roto. Sabiendo de semejante responsabilidad de encontrar al principal sospechoso fugitivo de los atentados en Francia, ha desplegado las fuerzas armadas por todo el país. Esperar en un andén, y a 5 metros tener a un militar con armas de guerra, no genera sensación de seguridad, sino una excesiva intranquilidad de sentirse víctima de una guerra, de la cual, probablemente, se tenga poca idea.

Esa tranquilidad belga que uno podía sentir navegando los canales de Brujas dejó de ser lo mismo. Incluso desde antes de Noviembre. Charly Hebdo shockeó a Europa, pero aún más a Francia y Bélgica, países hermanos y muy próximos (en hora y media se puede ir de Paris a Bruselas en tren). El barrio belga Molenbeek, caracterizado por contar con una importante presencia de inmigrantes (sobre todo de Marruecos), vio crecer a los principales terroristas de los atentados de Noviembre del 2015 en Francia. Sirenas, redadas y malentendidos se convirtieron en situaciones cotidianas en Molenbeek.

Está claro que la situación económica de Europa no es de las mejores, hace mucho que hay una recesión de la cual no se logra salir de manera fuerte. Los inmigrantes son muchos, cada vez más. El estado de bienestar Europeo estaba prácticamente saturado para los europeos que vivían para pagarlo, y también, los refugiados e inmigrantes consumen recursos. Entonces, ¿qué mejor que culpar a los refugiados por los problemas? ¿Por qué no poner los problemas afuera y no asumirlos? Lo ajeno asusta. Lo ajeno termina con esa sensación de seguridad que se podía sentir en Bélgica, “el musulmán es un terrorista que viola mujeres”, se escucha.

ISIS ataca el corazón de Europa, Bruselas, a metros de las principales sedes institucionales europeas, y su aeropuerto. ¿Quién tiene la culpa? ¿Los inmigrantes? No lo creo. Pero sí se, que hay que escuchar más. Hay que aprender a aceptar y a integrar un poco más a las personas, provengan de donde provinieren. Se sabe que muchos inmigrantes guardan resentimientos hacia la sociedad Belga, que no ha podido incluir a muchos. También se sabe, que haciéndose pasar por inmigrantes, muchos terroristas llegaron a territorio europeo. De todas formas, muchos terroristas son tercera generación de inmigrantes, y ahí es donde está el problema. Demasiado tiempo segregados, por uno u otro motivo. La solución parece simple: más integración y más control.

 

Advertisements