Los subsidios de Aerolíneas del 2016 podrían servir para hacer entre seis y diez aeropuertos nuevos.

lv-cse-aerolineas-argentinas-airbus-a340-300_planespottersnet_344273Los 4228,11 millones de pesos destinados a la aerolínea de bandera, según datos del Ministerio de Hacienda, podrían destinarse a renovar la infraestructura aeroportuaria argentina.

Luego de que el CEO de la tercera empresa más importante de vuelos low cost de Europa, Norwegian Air, se reuniera con el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, se llegó a la conclusión de que uno de los puntos más importantes para que Norwegian opere en el país es la inversión en infraestructura aeroportuaria. Los otros temas importantes que se trataron en la reunión fueron la eliminación del precio mínimo a los boletos aéreos, el futuro de Aerolíneas Argentinas, la flexibilidad sindical, la posibilidad de competir con la empresa intercargo (monopólica en su rubro), entre otras cosas.

Guillermo Dietrich estuvo hace poco reunido con el gobernador de Jujuy Gerardo Morales anunciando la obra de un nuevo aeropuerto internacional en Jujuy con valores que rondan los 300 y 600 millones de pesos. Es decir que con el dinero que se destina a Aerolíneas Argentinas, el Estado Nacional podría construir entre seis y diez nuevos aeropuertos como el planeado en la provincia norteña.

Una de las trabas para que Norwegian Air opere en el país es el peso simbólico de Aerolíneas Argentinas tiene sobre la población. Si el mercado aerocomercial estuviera menos regulado, con aerolíneas de bajo costo operando y sin precio mínimo de tarifas, la aerolínea nacional perdería gran parte de su competitividad y caería en una crisis profunda.

¿Es necesario sostener a la Aerolínea de bandera como símbolo nacional con todo lo que ello implica para el desarrollo aerocomercial argentino? ¿Quién no querría viajar desde un aeropuerto alternativo en la Ciudad de Buenos Aires con destino a otra provincia o país por precios mucho más accesibles que los actuales?

En San Luis se está construyendo un aeropuerto internacional nuevo con un presupuesto de 400 millones de pesos. Con el dinero que la aerolínea de bandera se llevó en el 2016 se podrían haber comenzado a construir diez aeropuertos internacionales nuevos en todo el país y en cuestión de dos años se podría haber hecho casi un aeropuerto nuevo por provincia. Lo que generaría esto sería un ambiente propicio para que las aerolíneas de bajo costo desembarquen en el país, reduciendo los costos de los vuelos nacionales e internacionales, incrementando la cantidad de pasajeros y la conexión entre las distintas provincias.

De todas maneras, la falta de infraestructura (como aeropuertos secundarios) o la eliminación del precio mínimo en los tickets aéreos, no son los únicos límites al desarrollo de vuelos low cost en el país. Los sindicatos en Argentina no suelen ser lo suficientemente flexibles para que sus empleados trabajen horas extras o turnos dobles, algo que las Aerolíneas de bajo costo como la Ryan Air suelen requerir para seguir ofreciendo pasajes a precios irrisorios.

Si la inversión en Aerolíneas se destinara a infraestructura aeroportuaria, si hubiera más competencia dentro de la industria de servicios aerocomerciales, si los sindicatos fueran más flexibles, si se eliminan las trabas burocráticas estatales, entonces, las Low Cost podrían florecer en el país.

Esto podría aumentar la cantidad de pasajeros volando, se reducirían los precios de los tickets aéreos, habría un mayor ingreso de turistas por la competitividad alcanzada en los precios de los pasajes (sumado al reintegro del IVA a turistas extranjeros), se generarían miles de puestos de trabajo directos e indirectos en los nuevos aeropuertos, entre otras tantas cosas. Y sumado a esto, si se decidiera invertir durante cuatro años lo que se destinó en Aerolíneas Argentinas durante el 2016, se podría construir una infraestructura inimaginable en torno a los aeropuertos, como transporte, conexiones con las ciudades, etc.

Advertisements